Ayer leí una reseña ¿periodística? en el diario Qué! , :

Racismo ultra en Amberes : ..el jueves un joven de 18 años de ultraderecha confesó haber asesinado a dos personas por motivos racistas. Armado con un rifle salió a la “búsqueda del extranjero” (comillas del diario). Mató a una mujer de Malí y a la niña de dos años que cuidaba(..). “Ésta era blanca” (comillas mías ).

Viene al recuerdo una noticia que allá en el siglo pasado (alrededor de 1950) , describía un accidente de tren ( puede ser en Vizcaya) en el que hubo bastantes víctimas que inspiraron el comentario del “periodista”: “Afortunadamente, casi todos los muertos viajaban en tercera clase”.

En otra ocasión según cuentan y leí en algún sitio un periodista norteamericano iba preguntando a los grupos de mujeres víctimas de la guerra en una región del centro de África : “¿Hay alguna de ustedes que haya sido violada y que hable inglés?” .

Molière dejó escrito que “con la tragedia te involucras, lloras y por fin duermes relajado porque el discurso político pasa sobre tí como agua sobre el cristal . Mientras que para reírse, -afirma Molière- hace falta inteligencia, agudeza. ¡En la carcajada se te abre la boca, pero también el cerebro , y en el cerebro se te clavan los clavos de la razón! .

Riámonos sin miedo entonces.

Anuncios