Yo lo vi crecer. Y hace una semana que la muerte lo sorprendió en la carretera. Igor más que un amigo , casi un hijo , yo lo sentí crecer. Y esa muerte nos dejó resquemores lorquianos con el amargo sabor de la “Pena limpia y siempre sola. … pena de cauce oculto y madrugada remota!”.

Es mi desahogo , porque no sé si ya lo habré dicho pero a Igor yo lo ví crecer, a Igor yo lo sentí crecer y además Igor era más que un amigo.

Cuando un artista como Igor muere, queda su obra. El único consuelo

Dibujos de Javier Rodríguez en memoria de Igor Medio Tuya dibujante de comix y músico

Cuando un amigo se muere, queda su ausencia convertida en recuerdo

Anuncios