presen_manarola

El pasado día 10 de Abril , en el Centro de Cultura Antiguo Instituto Jovellanos de Gijón (Asturias) , fue presentada la novela “Manarola” de la escritora Mª Luisa Prada Sarasúa.
LA AUTORA
María Luisa Prada Sarasúa es una mujer de espléndida madurez , nacida en Mieres (Asturias). Publicó su primera novela en el año 2004 y desde entonces lanza una nueva obra cada año. Es una persona con sólida formación cultural viajera habitual. Esto unido a una gran capacidad de observación le permite fijar vivencias sencillas que después incorpora a sus relatos, engarzadas como cuentas en un eje imaginativo que sigue rigurosamente. Sus novelas “Vivir al sol” (2004), “Bajo el agua” (2005), “En el túnel” (2006), “Una cita en Arlés” (2007) y “Manarola” (2008) están publicadas por la Editorial KRK de Oviedo. Los libros en sí mismos son joyas de cuidada edición.

Portada Manarola

SÍNTESIS

La novela se abre con un prólogo en el que una joven de nombre Silvana, escritora novel y además hija de editor presenta la novela que a continuación vamos a leer titulada “Manarola” como la que tenemos en las manos. Sagazmente anuncia que no escribirá en primera persona huyendo de cualquier implicación emocional. Enseguida se sabe que hay un dramático secreto que la lectora y el lector cree adivinar. Nuestras sospechas se van confirmando sin importarnos demasiado , arrastrados ya por la descripción de emociones y sentimientos universales , amor, dolor, pasión, celos, …

LA CITA:

“La vida es un derecho y no una obligación, y yo te digo que cuando considere que es mucho mayor el sufrimiento moral y físico que la satisfacción de permanecer aquí… Ese día seré yo quien decida.” (Renata, pag.59)

mluisa_prada

COMENTARIO:
María Luisa Prada es autora omniscente y no concede tregua. Sus novelas están estructuradas de tal modo que se imagina a sí misma sola en relación con el tema al que se enfrenta. En todas sus novelas hay un misterio que cuando el lector se da cuenta ya es como un Maguffin de Hitchcock, es como una excusa argumental para que la autora nos lleve por sus vivencias. Creo que ahí radica el mérito y la aparente sencillez de las novelas de M Luisa. Es como si a poco de empezar a leer dijésemos que ya sabemos cual es el posible desenlace pero no nos importa ya que a cambio la autora nos permite acompañarla por todo su mundo de emociones y sensaciones. Es un viaje de placer cómodo y apacible en el que el mar de fondo no llega a perturbar aunque se note su fuerza. Hay una escena en la página 162 que retrata perfectamente como lleva esta autora a sus lectores en un tránsito con algún sobresalto pero gratificante al final. La abuela relata como el barco en que iban en cierta ocasión empezó a moverse e hizo que las tripulantes “diesen tumbos de una parte a otra”. Los barcos que había alrededor no se enteraron, y la abuela relata :

“.. puedo asegurarte que fue lo peor que nos ocurrió durante el tiempo que estuvimos en el barco. Cuando llegaron el nonno y tu padre, las tres estábamos pálidas como muertas. No fue una experiencia agradable pero después de tiempo nos reíamos porque sólo nos había ocurrido a las tres mujeres. Los “lobos de mar” entretanto, estaban llevando la basura a los contenedores”.

La escritora está en completa armonía con su narración. En sí misma es un personaje que sabe todo sobre sus personajes y sobre el ambiente en que se mueven, porque en cierta medida también es el suyo, recreado por esa capacidad de imaginación y observación que comentaba antes.
A los libros de Mª Luisa, a este libro concretamente, cabe aplicar la frase del gran Georg Christoph Lichtenberg :

“La simplicidad en la escritura es algo recomendable ya por el hecho de que ninguna persona honesta recurre al artificio o a la sutileza en su forma de expresarse”.

Y Mª Luisa Prada Sarasúa es una escritora honesta dicho en clave de este aforismo. Por lo que hemos de concluir que su obra, lógicamente es “recomendable”.

Anuncios