Un arnés ofrece un soporte parcial a los pacientes que están reaprendiendo a caminar.
Una cinta de caminar preparada puede ayudar a los pacientes de accidente cerebral vascularl (ACV) a aprender a caminar correctamente , según un reciente estudio del Baylor Health Care System en Estados Unidos.

La investigadora Karen McCain , que dirigió el equipo del Instituto de Rehabilitación Baylor ha puesto a disposición de “Mr Reivaj” el artículo original . Un resumen (“abstract”) en inglés puede consultarse en este enlace Archives of Physical Medicine and Rehabilitation (Vol:89).

caminar_baston.jpg

El accidente cerebrovascularl (ACV) en los países desarrollados constituye la tercera causa de muerte, después de la enfermedad isquémica del corazón y el cáncer. El ACV alcanza mayor relieve debido a la importante tasa de invalidez que produce.

Muchas de las personas que sufren un ACV nunca vuelven a recuperar la capacidad de caminar que tenían antes del suceso. Desarrollan a menudo un patrón anormal para andar, que puede ser difícil y, algunas veces, imposible de corregir.

“La alteración del modo de andar es común tras un accidente cerebrovascular, y muchos supervivientes viven con una discapacidad relacionada con caminar, a pesar de la rehabilitación extensiva”, declaró Karen McCain, del Instituto de rehabilitación Baylor. “Caminar de manera incorrecta no sólo crea un estigma para estos pacientes, sino que también los hace más susceptibles para las lesiones y afecta directamente su calidad de vida”.

En el estudio participaron siete pacientes que habían sufrido un ACV . Consistió en realizar un entrenamiento locomotor sobre cinta de caminar, y a la vez se les hacía un soporte parcial del peso corporal, se utilizó para ello un arnés adaptado. El paciente queda sujeto por el arnés que aguanta una parte del peso de su cuerpo mientras anda sobre la cinta.

Este método constituye un reaprendizaje para caminar de modo seguro y controlado. A medida que el paciente se fortalece, se va permitiendo más peso corporal, hasta que son capaces de caminar por su cuenta sin ninguna asistencia. Tras someterse a este entrenamiento especializado sobre cinta de caminar, los siete pacientes del estudio fueron capaces de caminar de un modo normal , sin el uso de bastón.

“La clave del éxito de nuestro método es la intervención temprana. Todos los pacientes empezaron a caminar en la cinta andadora tan pronto pudieron durante el periodo agudo de recuperación tras el accidente cerebrovascular. Queremos evitar el desarrollo de los patrones anormales en el modo de andar desde un primer momento”, dijo la doctora McCain.

Actualmente, no hay consenso en cuanto al mejor método para desarrollar un patrón normal en el modo de andar para pacientes de accidente vascular cerebral. En la mayoría de los casos, la rehabilitación involucra el uso de andadores y otros dispositivos de asistencia.

“El objetivo final de nuestro estudio es que algún día cambie la práctica clínica de la fisioterapia”, apuntó McCain.

Agradecimiento: Agradezco la amabilidad y la atención de la Doctora Karen McCain así como a Ashley Howland, del Baylor Institute for Rehabilitation que nos facilitó el contacto

Más información

El U.S. National Institute of Neurological Disorders and Stroke tiene más información sobre la rehabilitación después de una aplopejía.

Anuncios