Sucedió en Yemen.
nojoud_yemenLa niña de 8 años de edad , Nojoud Muhammed Nasser llegó la corte de Sana capital del Yemen el pasado miércoles 2 de abrilbuscando protección judicial para procesar a su padre Muhammed Nasser, que la forzó hace dos meses a casarse con Faez Ali Thamer, un hombre de 30 años. La niña también solicitó el divorcio acusando a su marido de abuso sexual y doméstico.
El periódico Yemen Times recogió esta noticia en su edición del día 9 de Abril. Con la publicación pedía el apoyo de la opinión pública internacional para el cambio de leyes que permiten el matrimonio precoz y en consecuencia el abuso.

El marido de Nujood no ha aceptado el divorcio. Ante el juez, sus palabras sonaron demoledoras para otras miles de niñas que correrán el mismo destino que Nujood:

«No me divorciaré. Tengo derecho a quedármela. Ningún poder podrá pararme».

A pesar de la presión dentro y fuera del país, el Parlamento Yemenita no considera prioritario tomar una decisión sobre el matrimonio precoz. A través de su Comisión de Evaluación y Jurisprudencia, rechazó una solicitud de modificación del Estatuto Personal ( que es la ley que rige las relaciones familiares). Esta solicitud había sido presentada por el Comité Nacional de la Mujer (WNC).
Sesenta y un miembros del Parlamento (MPs) recientemente desarrollaron un proyecto de maternidad sin riesgo, que incluía el tema de los matrimonios precoces. Sin embargo, la cuestión fue rechazada por el Comité de Evaluación y Jurisprudencia, alegando que era un tema relativo a la salud y que no debería generalizarse por tanto. Así que el asunto fue pasado a Comisión de Salud del Parlamento, donde quedará aparcado por tiempo indefinido.
El Centro de Estudios Mujer y Desarrollo de la Universidad de Sana realizó un estudio en 2006 sobre una población de 1495 parejas. Llegaron a la conclusión que existe gran diferencia de edad entre los cónyuges . Más de la mitad de las yemeníes se casan antes de alcanzar la mayoría de edad, muchas de ellas antes incluso de cumplir los 10 años, Entre los varones, esa circunstancia sólo afecta al 6,7 por ciento de la población.
Aunque el caso de Nojoud sea llamativo por ser el primero en el que una menor denuncia a su padre por el matrimonio precoz y forzado, hay muchos casos de niñas yemenitas que se han casado a una edad temprana. Según Shatha Nasser, abogada de la Corte Suprema yemení el problema radica en que no hay una ley «que castigue al padre que obliga a la niña a casarse, al jeque que oficia el matrimonio o al marido que se lleva a la niña a casa para que haga de esposa». El matrimonio precoz es “uno de los mayores problemas de desarrollo en el Yemen”, dijo Naseem Ur Rehman, director de información de UNICEF en Sana.

Sana_yemen

Sana – Capital de Yemen

Anuncios