Esta es la historia de un alcalde sin báculo

[flv image=”http://mrreivaj.com/wp-content/uploads/2008/06/alcalde_moron1.gif”%5Dhttp://mrreivaj.com/video/pleno_moron.flv%5B/flv%5D

Observen con detenimiento. Sucedió en Morón ( Sevilla) España, donde el Estado es aconfesional. La fecha 24 de Mayo de 2008. Las imágenes hablan por sí solas.

María Auxiliadora, alcaldesa honoraria
Los concejales de IU de Morón, Marina Segura y Alejandro Álvarez, exponían en el pleno del 24 de mayo su oposición al nombramiento de la imagen de María Auxiliadora como Alcaldesa Honoraria de la ciudad. Tras su comparecencia, se procedió a la votación de la propuesta que contó con 13 votos a favor (los del Partido Popular) y sólo los dos de IU en contra, ya que el PSOE no se había presentado al pleno.

Pleno irrisorio
Todo habría quedado ahí de no ser porque, a la salida de los dos concejales de IU del salón de plenos, el alcalde comenzó a silbarles y a ridiculizar a los ediles con comentarios y risas veladas. El público asistente, por el contrario, mantuvo la compostura mientras que su alcalde perdía los papeles por unos instantes.

Libertad de opinión
Desde entonces, Izquierda Unida asegura que no ha recibido disculpas de Manuel Morilla, el alcalde de Morón. Indican que no ha sido esta la única vez que han mostrado falta de respeto hacia sus ediles y que no han tenido intención de pedir perdón por los hechos. Desde IU califican estos hechos como “intentos fascistas de coartar nuestra libertad de opinión, de trabajo y de expresión”, aunque afirman que seguirán trabajando por los intereses de Morón “aunque le pese” al alcalde.

Fuentes :El plural.com y Kaos en la red

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

Artículo 16.

1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley.

2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Anuncios