A Rafael Reig y a otro chico de nombre López, les cerraron una revista en el colegio. Hacían BUP en aquellos años, y el motivo escogido para el cierre fue la foto del culo de la actriz Ornella Muti. La verdadera razón era que Rafael y López se metían con los hermanos propietarios de la revista a los que lamaban “Los hermanos Karamazov”. Y eso a la empresa no le gustaba.

El escritor Rafael Reig
El escritor Rafael Reig

Han pasado los años y Rafael Reig escribía en la sección de Opinión del diario “El Público”. Una columna genial, un goce para el lector, una ocasión única para aprender a criticar, a analizar,  en resumen a convivir.  Como en otras ocasiones la empresa cree que manda, pero en esta ocasión  ha recibido una respuesta y Rafael Reig se negó a aceptar el cambio de sección que la empresa proponía. Pidió explicaciones porque defiende que  es un derecho del trabajador el reclamar explicaciones y encontrarlas satisfactorias o no. No le  satisficieron y dijo que no.

“El Público”  se quedó sin Rafael Reig,  ellos se lo pierden. Los lectores del periódico seguiremos leyendo a Rafael Reig en otros lugares, en su blog, en sus libros. El periódico sin embargo lo ha perdido.

Así lo relata en su blog :

Ya no escribo en Público

Qué alivio, ha dicho mucha gente. Menos mal que se acaba el tostón.

Reconozco que el comentario que más gracia me ha hecho ha sido el de una persona que decía: ¡Oh no! ¡Maldición! Si no escribe ya en Público, el pelmazo tendrá tiempo libre para escribir más en privado, y se pondrá a perpetrar alguna de sus nauseabundas novelas. ¡qué Dios nos pille confesados!

Tienes razón.

Qué Dios se apiade de ti.

No he escrito ningún e-mail de despedida, aunque hace poco le propuse a un amigo editor un libro sobre el nuevo género del e-mail de despedida (tan de moda en este tiempo de EREs y despidos masivos). Una poética del género, tipología, varios modelos y una antología comentada.

A lo mejor me pongo a ello (depende del anticipo, je, je).

No sé si tengo muchos lectores o pocos, pero aunque sólo sean un puñado, creo que tengo que dar una explicación.

Ahí va.

El jueves me llamó el Jefe de Opinión, que el director quería verme. Fui el viernes.

Me comunicó el viernes la decisión, ya tomada, de trasladarme de Opinión a Cultura. Podía aceptarlo y negociar qué haría en Cultura o podía rechazarlo, pero se había decidido que el periódico me quería en Cultura. Ni siquiera con una rebaja sustancial de mi salario podía seguir en Opinión. Hablamos de qué posibilidades había en Cultura, qué podía hacer, hice algunas propuestas, rechacé otras, examinamos la cuestión, a mi modo de ver con buena voluntad y generosidad por ambas partes. Dije que me lo pensaría y me fui a casa.

Me lo pensé.

Y decidí rechazar la propuesta, siempre que implicara salir de Opinión. Así se lo comuniqué al director al día siguiente.

Como eso no era discutible, ya no escribo en Público. En otras palabras: me negué a aceptar el cambio de sección que se me proponía.

Esto es todo.

Mi posición es que no me convence el cambio ni entiendo por qué el periódico quiere que cambie de Opinión a Cultura. Como es natural, es un derecho de la empresa. También es un derecho del trabajador el reclamar explicaciones y encontrarlas satisfactorias o no. A mí no me satisficieron y dije que no.

No me considero agraviado. Quiero decir: no más que cualquier otro trabajador, porque siempre es la empresa quien decide si tú trabajas o no, en qué, a qué precio, con qué finalidad. Más bien me considero afortunado porque, de vez en cuando (no siempre, por desgracia), puedo decir que no.

Por supuesto que mi trabajo consistía en expresar opiniones en público (con minúscula) y eso tiene otras implicaciones, es distinto que si yo fuera, pongamos, celador de un hospital y me trasladaran de planta. No digo que más o menos importante, pero de naturaleza distinta por la naturaleza del trabajo, un trabajo que consiste en el uso en público de la palabra.

Ésa es otra reflexión que hago a menudo, con carácter general, pero prefiero hacerla sin entrar (¡precisamente yo!) en mi caso personal.

¿Quién administra la esfera pública? ¿Quién decide quién puede o no hablar en público, de qué, hasta qué límite, cuándo, con qué finalidad?

Cómo digo, es un reflexión interesante, y más si hablamos de un periódico que regala libros de Marx y Gramsci.

Pero como digo, siendo parte interesada, prefiero no hacerla ahora y no hacerla a partir de mi propio caso.

Me voy a saltar, por ahora también, la evocación sentimental, que es un clásico en los e-mails de despedida. He escrito en todos los números de Público, desde el número cero. Bueno, hasta el día siguiente a la reunión, ese día apareció mi último artículo. Y claro que atesoro entrañables recuerdos, amistades inquebrantables y un largo aprendizaje, etc.

Blog de Rafael Reig : http://www.hotelkafka.com/blogs/rafael_reig/

Para ver los vídeos,  pulsar  sobre la imagen

Presentación de “Mio Cid”

Explica sus clases de escritura y lectura en “Hotel Kafka”

Anuncios