Presentación de "Operación Drácula" - Museo Barjola (Gijón)

El día 24 de Noviembre se presentó en el Museo Barjola de Gijón la novela “Operación Drácula” de Pilar Sánchez Vicente. La presentó el escritor Alejandro Gallo que además de escritor de novela negra es policía. Tanto él como el editor de KRK e incluso la propia autora se refirieron a esta obra como una “incursión” en el género de la “novela negra”. He leído el libro estos días y a la hora de hacer un comentario me sorprendo discrepando con esas apreciaciones. Voy a ello.
Pilar Sánchez Vicente no hace “incursión”. Lo de Pilar es una verdadera “excursión” a la que somos invitados  sus lectores, los  que nos confiamos al placer y disfrute de su escritura.
En esta ocasión los presentadores hablaron de “novela negra”. Y no es sólo eso; es otra cosa, más que negra esta novela de Pilar es pura “novela roja”. Rojo de la sangre, sexo al rojo vivo, rojo de alerta por el dolor y el sufrimiento, rojo por las pasiones contenidas a la espera de mejores tiempos, … novela roja, novela ardiendo desde su portada de acertado diseño en rojo.

Portada del libro “Operación Drácula”

La “excursión” que propone Pilar con esta “Operación Drácula” empieza en Madrid el 5 de Octubre de 2009 y termina en Tulcea (Rumanía) cinco días más tarde. Durante 214 páginas que dura esta excursión de seis días seremos testigos y casi cómplices de situaciones que van desde lo más sublime hasta lo más abyecto que cabe en el comportamiento del ser humano. Sara Ocaña, la inspectora Ocaña irrumpe con un apabullante currículum de especialista en los crímenes más sórdidos de los tiempos actuales y  al poco consigue que el lector comparta sus demonios más íntimos y sus emociones más secretas.
En esto momento usted estará con ganas de saber de que va la novela. Nada más fácil que transcribir la propuesta de la Editorial KRK para su promoción, porque no quiero correr el riesgo de desvelar información vital que entorpezca el paladeo de texto tan sabroso .

“Año 2009, en Madrid dos muchachas rumanas aparecen brutalmente asesinadas en el barrio de Salamanca, víctimas, se sospecha, de alguna red de explotación sexual. Veinte años antes, en el Danubio, se halla el cadáver de un profesor de la Universidad de Bucarest, activista contra los dragados del Delta y perseguido por el régimen de Ceaucescu. En este caso la inspectora Ocaña se enfrenta a un despiadado asesino que disfruta bebiendo la sangre de las mujeres. Pero ella tiene sus propios demonios personales..”

Y el caso es que con esto que acaba de leer , usted lector lo conoce todo y a la vez no está enterado de nada sin leer el libro. Conoce la historia pero una historia no es nada sin la magia de la artista. Hace falta la técnica y el oficio de la escritora. Pilar Sánchez Vicente sabe que para que una historia tenga interés debe haber una trama y que para lograr que ese interés se mantenga hay que introducir un misterio en esa trama. Y todo eso está en este libro, en esta excursión por los recovecos imprevisibles de la conducta humana. El escritor John Braine decía que “Contar una historia es como hacer rebotar una pelota. El que mira sabe que va a volver a tu mano, pero se trata de hacerlo desde una dirección que el que mira no imagina.”. Eso es lo que consigue Pilar Sánchez Vicente con esta “incursión-excursión”  desde  esta novela “negra-roja”. Me gustaría ser más explícito en los comentarios pero sería un ser deleznable si les descubro algún detalle que impida el disfrute completo de esta obra. De cualquier modo aquí tienen una muestra,
UNA FRASE :
“No hay nada raro en ti. La sexualidad es más compleja que marcar con una cruz una casilla y el amor no tiene sexo….tu problema no es que te gusten los hombres o la mujeres, es otro : tu indecisión….Debes tomar tú la iniciativa. A partir de ahora, no dejes que nadie maneje las riendas de tu vida.”
OTRA:
“Eso pasa en todas las dictaduras : los que viven bien no tienen queja, los que se quejan no viven para contarlo, …”

No quiero dejar pasar la ocasión sin decir lo que menos me gusta del libro. Son estos pequeños toques “tiquismiquis” que me permito y me reservo para que no se me note tanto mi pasión por el modo de trabajar, por la forma de escribir , por la forma de ser de Pilar Sánchez Vicente. Cuando leí el libro en ocasiones tuve la impresión de que la figura del narrador , más o menos oculta en la acción trepidante,  desaparece por un momento y como una ráfaga se cuela la autora aprovechando  una frase o  un diálogo. Y en más de una ocasión sentí su presencia didáctica apostillando de un modo que me pareció más propio de la autora que del personaje o narrador. Sin descubrir nada de la trama, muestro un ejemplo, en un momento de la acción la inspectora Sara escucha las explicaciones  de un colega rumano  sobre la historia reciente de su país y podemos leer:

“Somos un pueblo de comerciantes, el negocio es el negocio”, fue su conclusión, a la que Sara correspondió riendo : “¡ Y luego dicen de los catalanes!”.
Cierro esta entrada con una  recomendación final :  “Creo que es un buen momento para leer “Operación Drácula”, aprovéchenlo.”

Datos del libro :

Pilar Sánchez Vicente:
Operación Drácula
ISBN: 978-84-8367-301-0
Medidas: 17 x 24 cm
Páginas: 224
Fecha de publicación: Oviedo, 2010
19,95 € –

Anuncios