Buscar

Mr Reivaj

Restos del naufragio

Etiqueta

Historia

LA MALDICIÓN BLANCA – Historia de Haití

Copia de un artículo publicado en el Blog de la Librairie Espagnole et Cie de París

Eduardo Galeano - 2008
Eduardo Galeano - 2008

Este artículo de Eduardo Galeano fue publicado en abril de 2004 en varios periódicos latinoamericanos. Su conmovedor relato de la historia de Haiti duele aún más en estos días en que el mundo decidió volver a mirar al país más pobre del hemisferio.

El primer día de este año, la libertad cumplió dos siglos de vida en el mundo. Nadie se enteró, o casi nadie. Pocos días después, el país del cumpleaños, Haití, pasó a ocupar algún espacio en los medios de comunicación; pero no por el aniversario de la libertad universal, sino porque se desató allí un baño de sangre que acabó volteando al presidente Aristide.

Haití fue el primer país donde se abolió la esclavitud. Sin embargo, las enciclopedias más difundidas y casi todos los textos de educación atribuyen a Inglaterra ese histórico honor. Es verdad que un buen día cambió de opinión el imperio que había sido campeón mundial del tráfico negrero; pero la abolición británica ocurrió en 1807, tres años después de la revolución haitiana, y resultó tan poco convincente que en 1832 Inglaterra tuvo que volver a prohibir la esclavitud.

Nada tiene de nuevo el ninguneo de Haití. Desde hace dos siglos, sufre desprecio y castigo. Thomas Jefferson, prócer de la libertad y propietario de esclavos, advertía que de Haití provenía el mal ejemplo; y decía que había que “confinar la peste en esa isla”. Su país lo escuchó. Los Estados Unidos demoraron sesenta años en otorgar reconocimiento diplomático a la más libre de las naciones. Mientras tanto, en Brasil, se llamaba haitianismo al desorden y a la violencia. Los dueños de los brazos negros se salvaron del haitianismo hasta 1888. Ese año, el Brasil abolió la esclavitud. Fue el último país en el mundo.

Haití ha vuelto a ser un país invisible, hasta la próxima carnicería. Mientras estuvo en las pantallas y en las páginas, a principios de este año, los medios trasmitieron confusión y violencia y confirmaron que los haitianos han nacido para hacer bien el mal y para hacer mal el bien.

Puerto Príncipe antes del terremoto de enero 2010
Puerto Príncipe antes del terremoto de enero 2010

Desde la revolución para acá, Haití sólo ha sido capaz de ofrecer tragedias. Era una colonia próspera y feliz y ahora es la nación más pobre del hemisferio occidental. Las revoluciones, concluyeron algunos especialistas, conducen al abismo. Y algunos dijeron, y otros sugirieron, que la tendencia haitiana al fratricidio proviene de la salvaje herencia que viene del Africa. El mandato de los ancestros. La maldición negra, que empuja al crimen y al caos.

De la maldición blanca, no se habló.

La Revolución Francesa había eliminado la esclavitud, pero Napoleón la había resucitado:
—¿Cuál ha sido el régimen más próspero para las colonias?

—El anterior.

—Pues, que se restablezca.

Y, para reimplantar la esclavitud en Haití, envió más de cincuenta naves llenas de soldados.

Los negros alzados vencieron a Francia y conquistaron la independencia nacional y la liberación de los esclavos. En 1804, heredaron una tierra arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar y un país quemado por la guerra feroz. Y heredaron “la deuda francesa”. Francia cobró cara la humillación infligida a Napoleón Bonaparte. A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del pecado de la libertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se cumplió, por fin, la redención final. Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos.

A cambio de ese dineral, Francia reconoció oficialmente a la nueva nación. Ningún otro país la reconoció. Haití había nacido condenada a la soledad.
Tampoco Simón Bolívar la reconoció, aunque le debía todo. Barcos, armas y soldados le había dado Haití en 1816, cuando Bolívar llegó a la isla, derrotado, y pidió amparo y ayuda. Todo le dio Haití, con la sola condición de que liberara a los esclavos, una idea que hasta entonces no se le había ocurrido. Después, el prócer triunfó en su guerra de independencia y expresó su gratitud enviando a Port-au-Prince una espada de regalo. De reconocimiento, ni hablar.

En realidad, las colonias españolas que habían pasado a ser países independientes seguían teniendo esclavos, aunque algunas tuvieran, además, leyes que lo prohibían. Bolívar dictó la suya en 1821, pero la realidad no se dio por enterada. Treinta años después, en 1851, Colombia abolió la esclavitud; y Venezuela en 1854.

Charlemagne Pèralte
Charlemagne Pèralte

En 1915, los marines desembarcaron en Haití. Se quedaron diecinueve años. Lo primero que hicieron fue ocupar la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. El ejército de ocupación retuvo el salario del presidente haitiano hasta que se resignó a firmar la liquidación del Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank de Nueva York. El presidente y todos los demás negros tenían la entrada prohibida en los hoteles, restoranes y clubes exclusivos del poder extranjero. Los ocupantes no se atrevieron a restablecer la esclavitud, pero impusieron el trabajo forzado para las obras públicas. Y mataron mucho. No fue fácil apagar los fuegos de la resistencia. El jefe guerrillero, Charlemagne Péralte, clavado en cruz contra una puerta, fue exhibido, para escarmiento, en la plaza pública.
La misión civilizadora concluyó en 1934. Los ocupantes se retiraron dejando en su lugar una Guardia Nacional, fabricada por ellos, para exterminar cualquier posible asomo de democracia. Lo mismo hicieron en Nicaragua y en la República Dominicana. Algún tiempo después, Duvalier fue el equivalente haitiano de Somoza y de Trujillo.

Y así, de dictadura en dictadura, de promesa en traición, se fueron sumando las desventuras y los años.

Aristide, el cura rebelde, llegó a la presidencia en 1991. Duró pocos meses. El gobierno de los Estados Unidos ayudó a derribarlo, se lo llevó, lo sometió a tratamiento y una vez reciclado lo devolvió, en brazos de los marines, a la presidencia. Y otra vez ayudó a derribarlo, en este año 2004, y otra vez hubo matanza. Y otra vez volvieron los marines, que siempre regresan, como la gripe.

Pero los expertos internacionales son mucho más devastadores que las tropas invasoras. País sumiso a las órdenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario, Haití había obedecido sus instrucciones sin chistar. Le pagaron negándole el pan y la sal. Le congelaron los créditos, a pesar de que había desmantelado el Estado y había liquidado todos los aranceles y subsidios que protegían la producción nacional. Los campesinos cultivadores de arroz, que eran la mayoría, se convirtieron en mendigos o balseros. Muchos han ido y siguen yendo a parar a las profundidades del mar Caribe, pero esos náufragos no son cubanos y raras veces aparecen en los diarios.

Ahora Haití importa todo su arroz desde los Estados Unidos, donde los expertos internacionales, que son gente bastante distraída, se han olvidado de prohibir los aranceles y subsidios que protegen la producción nacional.

Mapa de Haití - República Dominicana
La isla de Hispaniola o Quisqueya, como la llamaban sus pobladores originales arawak y taínos, está actualmente dividida en dos repúblicas: Haití y República Dominicana

En la frontera donde termina la República Dominicana y empieza Haití, hay un gran cartel que advierte: El mal paso.
Al otro lado, está el infierno negro. Sangre y hambre, miseria, pestes.

En ese infierno tan temido, todos son escultores. Los haitianos tienen la costumbre de recoger latas y fierros viejos y con antigua maestría, recortando y martillando, sus manos crean maravillas que se ofrecen en los mercados populares.

Haití es un país arrojado al basural, por eterno castigo de su dignidad. Allí yace, como si fuera chatarra. Espera las manos de su gente.

Fuente :

Librairie Espagnole et Cie

Desaparecidos , víctimas del franquismo

Niños de la guerra

Este video de “mahatma” distribuido por Youtube es tan terrorífico en su ridiculez que empuja irremediablemente a saber e investigar sobre los desaparecidos en la Guerra Civil Española y víctimas de aquella “Victoria fascista” . El “Foro por la memoria” y “Despage” han unido sus bases de datos en la web Desaparecidos y Víctimas del franquismo

Imágenes del Dictador Francisco Franco evocadoras del poema de Rafael Alberti :

“UN BURRO EXPLOSIVO PARA FRANCO”
Tú todavía, general botijo,
caudillo cantimplora sin pitorro,
liliputiense, hijo
de zorra cabezorra y cabezorro.

Di, Francisco, ¿hasta cuándo,
con tus bordados camisones nuevos,
de cara al sol y caraculeando,
nos tocarás la yema de los huevos?

Contempla, rebozado cochifrito,
la desgraciada Italia de Benito,
la Alemania de Adolfo destrozada.
Pero siendo tan chico de estatura
para contemplar nada,
sube a admirarlas, paticuesco enano,
desde la interminable sepultura
de tanta España muerta por tu mano.

¿Qué ves? Verde te veo,
no de aquel bello azul, azul de Prusia,
que la Falange (luego Falangeta
cuando se le encogió y heló el respiro
traseramente en Rusia)
viera desvanecerse en la puñeta.

¿Duermes tranquilo, Franco?
Cómo son al sentarte tus mañanas,
si atacado de espaldas y de flanco
por tus erectas guardas africanas
velas sin vela, ¡oh Canco, Canco, Canco!

Arriba ya, paneque! baila, andorga;
peonza que al final democratizas;
baila, culo hecha trizas,
baila, Generalismo pandorga,
sieso manido, sieso
patibulario, tieso y patitieso!

Muerto estás ya, Paquita la Católica,
Isabel del Ferrol y de Castilla.
Tu España carajólica
te despide: ¡Presente!,
mientras en los luceros, amarilla,
sube tu gloria de mojón caliente

” El Sueño Igualitario ” estrena edición en Internet

Javier Díaz Soro es el editor del los Cuadernos de Cazarabet e impulsor del Boletín “El Sueño Igualitario” que tuvo sus orígenes en el Coloquio “El republicanismo en la historia de Teruel” celebrado en Mas de las Matas en Diciembre de 1997.

aniver_repub

Hasta ahora EL SUEÑO IGUALITARIO se hizo conocido en todo el mundo a través de la difusión por correo electrónico. .
El boletín va a mejorar y a partir de ahora incorporará imágenes o ilustraciones.Por esta razón a partir del número 38 pasa a colocarse en página web a la que se puede acceder desde la dirección:

http://www.elmasino.com/cazarabet/esi/

El Sumario del nº 38 es como sigue

SUMARIO

La tabla de noticias

– Se inaugura en Robres la muestra de carteles de la Guerra Civil

– El Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza editan un facsímil de la tesis doctoral de Ramón y Cajal

– Ángel Garcés profundiza en Espiello en dos obras de Buñuel y Val del Omar
– Entrevista a Fernando Martínez de Baños, autor de “El maquis. Una cultura del exilio español”

– Fraga rinde homenaje a Francisco Carrasquer en el Día de la Poesía
– Sombras del ayer, por Antonio Losantos

Nuevo tratado de pesadillas. Sobre el libro “Hermanos de sangre” de Ramón Acín, por Antón Castro

– Exposición de fotografías de Juan Luis Buñuel en Calanda

– Un libro aborda la peripecia del filme de Buñuel sobre Las Hurdes

– Convergencias en torno a la literatura de memoria histórica sobre el anarquismo

– El IET organiza un ciclo de conferencias sobre la ciudad en el siglo XX

– IU critica que el colegio de Albalate de Cinca tenga una placa de un general franquista

– José Alberola, maestro racionalista. Apuntes biográficos, Fraga 1933-1937, por Juan Carlos Chiné Royes

– Juan Ramón y Aragón: pasiones, paisajes y monjas, por Antón Castro

– Labordeta: “Aplazaría la ley de la memoria histórica”

– El Museo Pedagógico de Aragón rescata el libro de los escolares de Plasencia del Monte pasados 70 años

– Letra a letra, por Víctor Juan Borroy

– Memoria en Novallas. “A mi madre le mataron a dos hijos y al marido”

– Organizan una ruta por la “Bolsa de Bielsa” para el mes de abril

– Patio de Butacas trae a Huesca la obra “Cantando bajo las balas”

– Torrevelilla planea explotar los restos de la Guerra Civil como recurso turístico

– Teruel y Sarrión proyectan iniciativas para poner en marcha museos sobre la Guerra Civil

– ¿Una historia común?, por Julián Casanova

– Catalunya tendrá la primera ley de apertura de fosas de la guerra civil

– El Gobierno catalán triplica las ayudas a la memoria de las víctimas del franquismo

– Actividades complementarias de la exposición “La primavera republicana” en Barcelona

– El Museu d’Història de la Ciutat ultima la restauración del túnel antiaéreo del Poble Sec

– Declaración sobre la memoria histórica del Consejo de Gobierno de la Universitat Autònoma de Barcelona

– «Dones contra Franco» repasa las vidas del sector de mujeres en lucha

– Sobre el libro “Dones contra Franco” de Jordi Creus, por Andreu Mayayo

– Actividades de la exposición “Quan plovien bombes: Els bombardeigs i la ciutat de Barcelona durant la Guerra Civil”

– Pau Casals ya tiene calle en París

– La provincia de Lleida tendrá itinerarios para visitar los lugares de la Guerra Civil

– Pons Prades, la memoria de la resistencia, por José María Sanz, ‘Loquillo’

– Tárrega organiza una lluvia de poemas en recuerdo de los bombardeos de la Guerra Civil

– Profesores y alumnos recuerdan los 75 años del nacimiento del Institut-Escola de la Generalitat

– Vía libre al Memorial Democràtic entre aspavientos de la derecha

– Publicados los escritos del exilio que faltaban de Ferran Soldevila

– El experto forense Darío Olmo lamenta la reticencia a saber qué pasó con los desaparecidos en la Guerra Civil

– La colección DVD “Llocs de memòria amb història” de la Universitat de Lleida

– Historia del republicanismo y Vinaròs, por Alfred Gómez

– Cerca de 70.000 expedientes del franquismo están en peligro por el deterioro del Tribunal Militar de Valencia

– El PSPV exige un homenaje a las víctimas de los bombardeos en Valencia

– Jornades Republicanes de Castelló. 22 de marzo al 27 de abril

– La Comisión Cívica para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alicante

– Se inician las obras de derribo del antiguo cuartel de la Guardia Civil de Benissa

– El Parlamento riojano pide los papeles de Salamanca

– Actos en memoria de los represaliados en Cáseda. 24 y 31 de marzo y el 14 de abril

– 70 aniversario del bombardeo contra la población civil de Durango

– Ahaztuak 1937-1977 recuerda a las mujeres encarceladas en el actual colegio de El Carmelo en Amorebieta

– Aranzadi inicia la exhumación de Valdenoceda

– Calvo se abre al retorno de los “papeles” vascos

– Cárcel de Saturrarán, prisión franquista, por Jon A. Larreategui

– El bonaerense Centro Arturo Campion conmemorará el 70 aniversario de Gernika

– Irún recopila en un libro la memoria histórica desde la visión de los niños

– La compañía Titzina llevó “Entrañas” a las Jornadas de Teatro de Eibar

– Álava recupera su memoria al conmemorar el 70 aniversario de los fusilamientos de Azazeta

– “Guerra Civil en Cantabria y pueblos de Castilla” de Jesús Gutiérrez Flores

– Luis Quintanilla: los otros ‘Guernicas’, por Julia Luzán

– Ourense recordará a los maestros republicanos represaliados durante el franquismo

– Galicia: un silencio de 70 años

– La Universidad de Santiago homenajeó a profesores y personal represaliado

– El Ayuntamiento de A Coruña pide a Madrid los libros de Casares Quiroga

– En preparación el libro “Los guerrilleros de Levante y Aragón” de Salvador F. Cava

– Simposio “De la esperanza a la tragedia: archivos, memoria y recursos audiovisuales sobre la Guerra Civil en Badajoz”

– El guerrillero Eusebio García Martínez, vuelve a Salinas del Manzano

– La Diputación de Granada crea una ruta para recorrer los lugares lorquianos más importantes

– Homenaje de Benalup-Casas Viejas a Jerome R. Mintz

– Llegó a Chile el proyecto “Literatura del Exilio”

– Nueva York rememora el papel que interpretó en la guerra civil española

– Todos los grupos del Senado suscriben una moción de solidaridad con los brigadistas polacos

– Entrevista a Michael Radford, director del film “La mula”

– Cuatro poetas en guerra. La muerte acecha. Sobre el libro de Ian Gibson, por Félix Romeo

– Cultura negocia la nueva ubicación del Centro Documental de la Memoria en Salamanca

– Expertos en derecho internacional reclaman conocer los nombres de criminales franquistas

– ERC e IU-ICV se quejan de no tener “noticias” de su tramitación y temen que Gobierno no quiera la norma

– ¿Ley anti-Nuremberg?, por Rubén Norniella
– Memoria política y justicia histórica, por Enrique del Olmo y Luis M. Sáenz

Juan Perea Capulino – Memoria de un militar leal a la República Española

Madrid

Lunes 19 de marzo a las 19 h.

Congreso de los Diputados

Presentación del libro

Los culpables

Recuerdos de la guerra 1936/1939

de Juan Perea Capulino

editado por Flor del Viento

Intervendrán:
Joan Tardá -Diputado de Esquerra Republicana de Catalunya
Raimundo Castro – Periodista y escritor
Fernando Hernández – Profesor e investigador

General Perea

Juan Perea (Sta. Cruz de Tenerife, 1890 ? Argel, 1967) es el único caso conocido de militar profesional español de la escala de tropa que en el siglo XX haya alcanzado el generalato. Hombre de profundas convicciones republicanas, habiendo pedido la baja del Ejército en el 32, organizó una columna con milicianos que subió a la sierra a defender Madrid desde el mismo día 20 de julio del 36. A su mando tuvo esa columna en Navafría, luego un regimiento, en setiembre todo el frente de Madrid entre la Casa de Campo y Las Rozas, luego la 5ª División, el 4º Cuerpo de Ejército y al fin el Ejército del Este.

Había ingresado con catorce años en el ejército como voluntario y permaneció quince años en África en plena guerra del Rif. Gravemente herido pidió el traslado a la península donde organizó una célebre conspiración para derribar al dictador Primo de Rivera, lo que le costó una condena de seis años de prisión en el castillo de Montjuich. Tras la derrota de la República pasó a México y desde allí participó en varias organizaciones conspirativas contra la dictadura franquista. Fallecido en Argelia de un ataque al corazón organizando una nueva estructura militar revolucionaria para devolver los altos ideales republicanos a la España por la que siempre luchó.

Estas memorias de guerra, del general Perea, inéditas hasta la fecha pero redactadas en los meses inmediatamente siguientes a la derrota militar de la República, recogen la trayectoria de un Hombre de profundas convicciones republicanas. Oficial de la escala de tropa, profundamente revolucionario, nada dado al populismo y de criterios sociales muy avanzados. Simpatizó con la CNT, si bien nunca renunció a su militancia en el Partido Republicano Federal. Tuvo bajo su mando a destacados militares provenientes de milicias, ente ellos Nilamón Toral, José del Barrio, Etelvino Vega o Cipriano Mera con quien mantuvo siempre una profunda amistad.

miajaanton

General Miaja y Comandante Juan Perea

El libro recoge los análisis políticos y militares de Perea a través de la larga defensa de Madrid, la batalla de Teruel, y sobre todo la batalla del Ebro, procesos de los que de forma directa o indirecta fue protagonista. En todos los casos propuso alternativas no coincidentes con las del mando militar supremo que implicaban la utilización de fuerzas diferentes a las que se utilizaron.

En suma una de las pocas memorias inéditas de gran importancia de la pasada guerra civil que resultará imprescindible a partir de su publicación para un correcto análisis de aquellos acontecimientos.

Fotografía y comentarios de la misma están tomados de la web de la “Federación Estatal de Foros por la Memoria”.

En primera fila el General Miaja y el Comandante Juan Perea Capulino y detrás de ellos va Rojo, con gafas; entre Rojo y Perea se ve a Luis Los Arcos que fue ayudante de Perea hasta el fin de la guerra. A la izquierda de Perea, Francisco Antón, que fue comisario de Miaja. (El reconocimiento de los personajes es gentileza de Alvaro Perea, hijo de Juan Perea Capulino que ascendió a Coronel). Esta fotografia la vió Alvaro Perea, por primera vez, en el libro de Antony Beevor, “The Spanish Civil War” (foto número 58), y fue tomada en el Pardo durante una visita de Miaja a la Brigada 69. (http://www.nodo50.org/age/personajes/personajes.htm)

Blog de WordPress.com.

Subir ↑